domingo, 17 de noviembre de 2013

Sendero Hinojales - Hinojales



   Este es un sendero circular, de unos 11 km. de longitud, que sale de la localidad de Hinojales, al norte del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, parte de él discurre por la provincia de Badajoz.


   

   En el recorrido propuesto, se enlazan varios caminos, pues en esta zona hay un entramado de rutas que unen los pueblos vecinos con la localidad.



   Iniciamos el sendero, en la parte norte del pueblo, junto a la Ermita de Nuestra Señora de la Tórtola, en un camino entre muros de piedra.


   El primer tramo del recorrido corresponde al conocido como "camino de la víbora", por el que vamos ascendiendo hasta el límite entre Andalucía y Extremadura.
                                                              
                                                                 
   
 Justo aquí, y siempre girando a la izquierda, enlazamos con el GR-48 en dirección a Encinasola, hasta que nos encontramos con el camino Hinojales-Cumbres Mayores, coincidiendo un tramo del trazado con la carretera que une estas dos localidades; y de nuevo, girando a la izquierda,  la abandonamos para dirigirnos al inicio de la ruta.


     
   El recorrido tiene una dificultad media-baja, centrándose ésta, sobretodo, en una prolongada ascensión al inicio del mismo.

   
   El camino discurre por un paisaje de huertos y dehesas de alcornoques, encinas y olivos.







                     

sábado, 9 de noviembre de 2013

El Otoño


   El día 22 de septiembre, comenzó el otoño.
   Si la primavera llena de color nuestra sierra, con sus flores;  el otoño, hace lo propio con sus frutos y hojas, que  se tornan de colores variados.




   Es difícil decidir en esta competición un ganador.


















  Los amarillos de las calabazas y de los árboles, el verde de los erizos de los castaños, el rojo de los madroños, el marrón de las hojas caducas, el arcoiris de las distintas especies de setas...







































  




















 El sonido del otoño, el agua refrescándolo todo, arroyos, riachuelos, fuentes e infinitas pendientes por las que resbala sin parar.




      Hasta el 21 de diciembre, podemos disfrutar del otoño, y todo el año de nuestra naturaleza. Así que... ¡a vivir la sierra!.