domingo, 15 de abril de 2018

Rincones escondidos: Puente Medieval de La Nava



  Continuamos descubriendo rincones con encanto, que no se dejan ver fácilmente, y que están aquí en nuestra Sierra, seguro que habéis pasado mas de una vez a su lado, es el Puente Medieval de La Nava.


   Este puente está bien conservado y aunque muchos le llaman el Puente Romano, se construyó en 1484. En aquel tiempo, la actividad de los molinos en la zona era importante y acudían campesinos de distintos lugares para moler el cereal, se hacía necesario atravesar el río Múrtigas que, sobretodo en los meses de lluvias, llevaba un abundante caudal.


   Esta pasarela sobre el río, además de su interés arquitectónico, está rodeada de un entorno idílico, el sonido escandaloso del agua que cae con toda su fuerza formando pozas y pequeñas cascadas, piedras forradas de musgo, un laberinto de vegetación y una frescura que invita a una parada para disfrutar de todo el conjunto.



   La visita es totalmente recomendada e incluso obligada. Estar atentos porque no hay ninguna señalización visible en el acceso al lugar, una pena, tenéis que ir un poco pendiente para no pasar de largo. El puente se encuentra en la carretera N-435, km 127, aproximadamente a unos 500 m. del Puente del Infierno, en el término municipal de La Nava. Al lado del puente, hay un pequeño merendero con unos bancos para descansar, aunque desde la carretera no se ven.


sábado, 17 de marzo de 2018

Rincones escondidos: Sierra de Sta. Bárbara





   A poca distancia de Higuera de la Sierra, descubrimos una atalaya natural coronada por una pequeña ermita inacabada, la Sierra de Santa Bárbara.


   Se encuentra a una altura de 800 metros y su acceso en fuerte pendiente por un camino pedregoso se hace difícil, en la bajada tendremos especial cuidado para no resbalar pues nos espera un camino "de cabras", con piedras sueltas y sin sendero definido en algunos tramos.

  


A la aventura de subir y bajar, hay que sumar el disfrute de la panorámica que nos ofrece el lugar. Una recompensa que bien merece el esfuerzo, llegar a los pies de la ermita y sentarse en silencio observando la inmensidad de la Sierra, la vista se pierde en un horizonte de verdes que acaban tornándose en azules.



   En la cercanía, a nuestros pies Higuera de la Sierra, blanco sobre verde, y girando 360 grados aparecen pueblos vecinos, cuenca minera y tierras sevillanas.




viernes, 9 de marzo de 2018

Rincones escondidos: el camino al paraíso



  Saliendo de El Castaño del Robledo en dirección al comienzo del sendero "Rodeo al Cerro del Castaño", y después de caminar unos pocos metros, se encuentra un tramo de camino que parece transportarnos al edén.


   Una escalera, que según la estación del año, de la luz, del viento e incluso de la hora del día, se viste de verdes, amarillos, marrones o naranjas.


   Alfombrada por las hojas caídas de los castaños y flanqueadas por viejos muros de piedra, que vestidos de verde musgo contemplan mudos el juego caprichoso de la naturaleza que inunda de magia esta senda.


   En los ventosos días de otoño, el sonido de las hojas moviéndose por el suelo, susurra misteriosas canciones que evocan presencias de personajes de cuentos infantiles.


   La luz tamizada por las ramas de los árboles proporciona la intimidad del hogar confortable que acoge al caminante como parte integrante de este entorno.


   Este rincón escondido, no debe pasarnos desapercibido, aquí hay que detenerse un momento, observar, oler, sentir, escuchar y disfrutar del embrujo de la naturaleza que lo envuelve todo.

sábado, 3 de marzo de 2018

Rincones escondidos en la Sierra de Huelva

  
  Existen lugares mágicos que, aunque están a la vista de todos, pueden pasar desapercibidos en una primera ojeada, quizás por su difícil acceso, por su lejanía o simplemente porque hay que mirar con ojos enamorados para descubrirlos. 

   No hay que ir lejos para ello, el P. N. Sierra de Aracena y Picos de Aroche, nuestra Sierra, tiene infinidad de ellos. Por supuesto que no voy descubrir nada a estas alturas, las posibilidades de esta tierra ya están más que demostradas cuando hablamos de riqueza natural, los que la queremos lo sabemos.


   Tampoco puedo negar que cuando miro a la Sierra lo hago con mi corazón, apasionada de los colores y los olores, de los ríos y arroyos, de los cerros y valles, de solanas y umbrías, del aire y del cielo, del sol y la lluvia.
   

   Hoy, que este blog cumple cinco años, echando la vista a las miles de fotografías guardadas y a las que semana a semana se van sumando a ellas, añado al fondo del doblao "rincones escondidos" que me han hecho respirar hondo llenándome de paz y en alguna ocasión derramar alguna lágrima ante tanta belleza. Intentaré compartir los sentimientos que en mi generan, también para vuestro disfrute.

   Agradezco a todos los que visitáis mi doblao ese seguimiento, gracias a vuestro apoyo ha estado abierto durante estos cinco años y espero seguir algunos más.
   

sábado, 13 de enero de 2018

Iglesias

  Es indiscutible que los pueblos que conforman la comarca serrana gozan de un sensacional entorno natural , pero así mismo hay que reconocer que, su patrimonio cultural y arquitectónico posee una riqueza reseñable. Los edificios destinados al culto religioso han tenido, desde el pasado, una importancia esencial en la vida de los pueblos como lugares de reunión, celebración y devoción.

  En la Sierra de Aracena y Picos de Aroche están presentes iglesias con gran variedad de características: levantadas en diferentes épocas (s. XIII- s. XIX), donde los estilos gótico, mudéjar, renacentista o neoclásico visten los templos con capiteles vidriados, torres espadañas con relojes, campanas con diferentes distribuciones, iglesias reconstruidas sobre los cimientos de edificios más antiguos, unas de pequeñas dimensiones, otras más grandes que se presentan como pequeñas catedrales, algunas reformadas por las heridas ocasionadas por el terremoto de Lisboa de 1755, interiores llenos de verdaderas obras de arte, retablos, órganos y frescos de considerable antigüedad, unas blancas  como sus pueblos, otras de piedra.
  Pero todas ellas con un interés significativo, arquitectónico para unos y religioso para otros.
   Aquí os dejo una pequeña muestra de las iglesias que salpican los pueblos serranos. (No están todas, pero todos tienen una representación).


lunes, 16 de octubre de 2017

Sendero Navahermosa a Cortelazor

  
  En esta ruta saldremos de la aldea de Navahermosa (Galaroza), para dirigirnos a Cortelazor pasando por Cortegrullo y volviendo de nuevo al punto de inicio. La distancia total del recorrido es de unos 11 kilómetros y de dificultad moderada por encontrarnos en el trayecto varios puntos donde el camino es menos recomendable para ir en familia. Es una ruta con pequeñas subidas y bajadas. En este enlace tenéis el track para descargar si os interesa: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=20330250


   Salimos de Navahermosa por la calle Rosario, dejando a la izquierda su iglesia, avanzando nos encontramos una casa a la derecha y unos metros más adelante nos desviaremos también a la derecha para continuar nuestro camino.


   Encontraremos unas casas abandonadas, la aldea de Cortegrullo, nos acercamos a verla y volvemos sobre nuestros pasos, incorporándonos de nuevo al camino que baja hacia el Arroyo de Valdelarco, que hoy no lleva agua, y volvemos a subir para disfrutar de una amplia panorámica de la sierra.


   Llegamos a Cortelazor y nos dirigimos a los lavaderos  donde tomaremos la salida para ir de vuelta a Navahermosa, siguiendo la ruta volvemos a cruzar el Arroyo de Valdelarco y el Barranco Dundún, que refleja la escasez de lluvias en los últimos meses.


   Este sendero es una pequeña muestra  de la variedad de ecosistemas que habitan nuestra sierra, donde se combinan unas vistas espectaculares, vegetación de ribera, la siempre presente dehesa de encinas y el castañar, un disfrute para nuestros sentidos.



sábado, 30 de septiembre de 2017

Entre pájaros


   La provincia de Huelva es el lugar donde los amantes de la naturaleza encuentran espacios infinitos para disfrutar, dos tercios de su territorio goza de algún tipo de protección ambiental, un paraíso de biodiversidad conformado por parques naturales, parajes, reservas, paisajes protegidos, etc.

   El Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, junto con el Parque Nacional de Doñana, reune la mayor parte de terreno protegido de la provincia, su particular climatología, la orografía del terreno y la mano humana, hacen que exista una extensa variedad de hábitat donde las aves encuentran el paraíso para vivir, o simplemente, un lugar de paso.

  El atractivo ornitológico de la sierra no es muy conocido y aunque existen algunas empresas de turismo de naturaleza que ofrecen rutas para el avistamiento de aves, si te gustan los pájaros coge los prismáticos y la cámara , ven a caminar por el Parque, siempre respetando el entorno y sin molestar a sus "habitantes", te va a sorprender.



   Un paseo por los alrededores de los embalses de Aracena y de Zufre nos va a tener distraídos un largo rato. En el primero, es posible, con un poco de suerte, contemplar al águila pescadora, podemos ver garzas reales y cormoranes, además en la zona está presente el milano negro, la culebrera, abejarucos, currucas y mosquiteros, en época de migración se pueden ver aquí garzas imperiales y espátulas. En el embalse de Zufre es fácil descubrir la presencia de rapaces como el águila real o los buitres negro y leonado, también son habituales las paseriformes como currucas, collalbas rubias o la oropéndola.

   Sin lugar a dudas la zona de las Contiendas (Aroche y Encinasola) es la más indicada para avistar rapaces: buitres, milanos, águilas o elanios. Si miramos hacia abajo, en el matorral se mueven las cogujadas, alcaudones y currucas.



   Allí donde el castañar se hace dueño del terreno ( Sta. Ana La Real, Fuenteheridos o Castaño del Robledo) habitan personajes como el colirrojo real, el abejero, el gorrión chillón o el reyezuelo listado, el pico menor nos avisa de su presencia con un característico sonido. En los huecos de los troncos, por la noche, nos puede sorprender algún cárabo.

   La extensa dehesa acoge una gran variedad de aves: herrerillo capuchino, pico menor, torcecuello, águila calzada, buitre negro; mientras que en las zonas de rivera disfrutaremos de la presencia del pico gordo, escribano, lavanderas o el martín pescador. En hábitat urbanos encontraremos los habituales vencejos, golondrinas y avión roquero o cigüeñas.



   Hay especies que tienen una presencia más escasa en nuestra sierra como el acentor alpino, que se puede observar a veces en el entorno del Castillo de Aracena, o el alzacola en la zona noroccidental del Parque.

   A pesar de todas estas localizaciones, sabemos que los pájaros son libres y vuelan, por tanto no hay que desanimar cuando no los encontramos en los sitios previstos.



   En primavera las voces del cortejo y la reproducción lo inundan todo, pero con sus cantos también pueden alertar de un peligro, de una presencia inesperada, pueden señalar su posición cuando van en bandadas con el fin de mantenerse juntos, o para avisar de su dominio en ese territorio y evitar conflictos con otras especies, los pequeños pueden llamar la atención de los padres para ser alimentados, hay que saber escucharlos para conocerlos mejor.

   Definitivamente el P. N. Sierra de Aracena y Picos de Aroche, constituye un lugar ideal para la observación de aves, en sus caminos encontramos numerosas señalizaciones de rutas ornitológicas. Paseemos en silencio, respetando el entorno y dejándonos llevar por sus cantos que nos llenan los oídos de música y que para ellos es una forma de comunicación. Disfrutemos también en la sierra del apasionante mundo de los pájaros y valoremos la importancia de su existencia para el equilibrio natural del planeta.