viernes, 18 de mayo de 2018

Desde arriba, los tres más altos.



   La Sierra de Huelva, situada en el norte de la provincia, cuenta con dos líneas montañosas separadas por las cuencas fluviales del río Múrtigas y la rivera de Huelva. Sus montes y cerros tienen poca altura pero si ofrecen cumbres cubiertas de vegetación y amplias panorámicas que hacen las delicias de fotógrafos y amantes de la naturaleza, en general.

   Los tres puntos más elevados son:

1.-  Cerro Bonales.



  Con 1055 metros se alza con el título de "techo" de la provincia, se encuentra en el término municipal de Arroyomolinos de León, en el límite con la vecina Badajoz. Se trata de una planicie en la que no se tiene sensación de altura, pero si vistas panorámicas de gran parte de la sierra de Huelva y de Badajoz. A pocos metros del punto geodésico colocado en el lugar, se encuentra el pico más alto de la provincia de Badajoz, coronado por el Monasterio de Tentudía.



2.- Cerro del Castaño.



  Ocupa el segundo lugar en altura, 962 metros, situado a pocos kilómetros de El Castaño del Robledo y rodeado de un frondoso castañar y del originario bosque de roble melojo. Espectaculares troncos proporcionan cobijo a rapaces nocturnas y pequeños mamíferos. En la cima un denso matorral cubre todo el espacio y hace, según la estación, de camuflaje al punto que marca la altura.



3.- Cerro San Cristóbal.



  Un mirador excepcional a 913 metros, muy cerca de Almonaster La Real, en días claros se visualiza, además de pueblos serranos, la cuenca minera y tierra extremeña. A pesar de no ser el punto más alto de la provincia, es uno de los más frecuentados por su fácil acceso, puede llegarse en coche hasta los dos miradores que tienen perspectivas distintas de la sierra y por su amplia panorámica. Los atardeceres desde este punto bien merecen una visita relajada.



viernes, 4 de mayo de 2018

Rincones escondidos: Pico La Era

   

      A poca distancia de Linares de la Sierra y rodeado por los cercanos: Alajar, Los Marines y Fuenteheridos, se encuentra un punto situado a 890 metros de altura y, aunque no está entre los tres más altos de la provincia, goza de unas maravillosas vistas.


   Para llegar a ese lugar podemos hacerlo desde cualquiera de los pueblos próximos, la subida no es muy pronunciada así que no hace falta una preparación física especial.


   El paseo merece la pena, arriba un amplio mirador con una vegetación baja, que sobretodo en primavera, siembra de color el lugar, diversidad de plantas parecen estar esperando al caminante para ser contempladas.


   Las rocas al borde te ofrecen asiento para disfrutar la inmensidad del paisaje en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

                             
                      
   



sábado, 21 de abril de 2018

Rincones escondidos: la Piedra Utrera.

 

  La Piedra Utrera, un impresionante mirador natural constituido por una roca de grandes dimensiones bajo la que se derrama una inmensidad de naturaleza.


   Este rincón está escondido a tan sólo un kilómetro de Cumbres de San Bartolomé, en dirección a Cumbres de Enmedio, se encuentra señalizado a la izquierda de la carretera, desde aquí se puede acceder, con coche, por una pista que nos lleva justo hasta la piedra, unos pocos metros más adelante.


   En esta zona de la sierra, donde el turismo no está tan presente, los pueblos respiran tranquilidad y tienen el encanto del caminar lento del tiempo. A pesar de la cercanía del núcleo urbano nada altera esa paz sosegada del lugar.


   El mirador nos dejará impresionados, no se toma conciencia de las dimensiones del lugar hasta que estamos justo encima (se escapará una exclamación de sorpresa con toda seguridad).


  El paisaje de dehesa, que domina la parte norte del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, adquiere aquí todo su significado, encinas, alcornoques, quejigos, jaras... salpicado por los amarillos, blancos y rojos de cantidad de florecillas, que junto a las diferentes tonalidades de verdes dibujan un lienzo que sólo la naturaleza puede crear.


   Llegados  a la Piedra se hace obligado sentarse en ella para sentir el silencio que habla por sí solo, los olores, la paz, las ganas de volar, de flotar en ese espacio infinito, levantar la vista y observar el Arroyo del Sillo que hace de frontera entre Huelva y Badajoz. En la lejanía los pueblos vecinos,  a un lado, los pacenses Higuera La Real, Fregenal de la Sierra, hacia el otro, el cercano Encinasola, más allá, tierras portuguesas.


  Todo un lujo del que también podemos disfrutar en esta sierra nuestra llena de "rincones escondidos".

domingo, 15 de abril de 2018

Rincones escondidos: Puente Medieval de La Nava



  Continuamos descubriendo rincones con encanto, que no se dejan ver fácilmente, y que están aquí en nuestra Sierra, seguro que habéis pasado mas de una vez a su lado, es el Puente Medieval de La Nava.


   Este puente está bien conservado y aunque muchos le llaman el Puente Romano, se construyó en 1484. En aquel tiempo, la actividad de los molinos en la zona era importante y acudían campesinos de distintos lugares para moler el cereal, se hacía necesario atravesar el río Múrtigas que, sobretodo en los meses de lluvias, llevaba un abundante caudal.


   Esta pasarela sobre el río, además de su interés arquitectónico, está rodeada de un entorno idílico, el sonido escandaloso del agua que cae con toda su fuerza formando pozas y pequeñas cascadas, piedras forradas de musgo, un laberinto de vegetación y una frescura que invita a una parada para disfrutar de todo el conjunto.



   La visita es totalmente recomendada e incluso obligada. Estar atentos porque no hay ninguna señalización visible en el acceso al lugar, una pena, tenéis que ir un poco pendiente para no pasar de largo. El puente se encuentra en la carretera N-435, km 127, aproximadamente a unos 500 m. del Puente del Infierno, en el término municipal de La Nava. Al lado del puente, hay un pequeño merendero con unos bancos para descansar, aunque desde la carretera no se ven.


sábado, 17 de marzo de 2018

Rincones escondidos: Sierra de Sta. Bárbara





   A poca distancia de Higuera de la Sierra, descubrimos una atalaya natural coronada por una pequeña ermita inacabada, la Sierra de Santa Bárbara.


   Se encuentra a una altura de 800 metros y su acceso en fuerte pendiente por un camino pedregoso se hace difícil, en la bajada tendremos especial cuidado para no resbalar pues nos espera un camino "de cabras", con piedras sueltas y sin sendero definido en algunos tramos.

  


A la aventura de subir y bajar, hay que sumar el disfrute de la panorámica que nos ofrece el lugar. Una recompensa que bien merece el esfuerzo, llegar a los pies de la ermita y sentarse en silencio observando la inmensidad de la Sierra, la vista se pierde en un horizonte de verdes que acaban tornándose en azules.



   En la cercanía, a nuestros pies Higuera de la Sierra, blanco sobre verde, y girando 360 grados aparecen pueblos vecinos, cuenca minera y tierras sevillanas.




viernes, 9 de marzo de 2018

Rincones escondidos: el camino al paraíso



  Saliendo de El Castaño del Robledo en dirección al comienzo del sendero "Rodeo al Cerro del Castaño", y después de caminar unos pocos metros, se encuentra un tramo de camino que parece transportarnos al edén.


   Una escalera, que según la estación del año, de la luz, del viento e incluso de la hora del día, se viste de verdes, amarillos, marrones o naranjas.


   Alfombrada por las hojas caídas de los castaños y flanqueadas por viejos muros de piedra, que vestidos de verde musgo contemplan mudos el juego caprichoso de la naturaleza que inunda de magia esta senda.


   En los ventosos días de otoño, el sonido de las hojas moviéndose por el suelo, susurra misteriosas canciones que evocan presencias de personajes de cuentos infantiles.


   La luz tamizada por las ramas de los árboles proporciona la intimidad del hogar confortable que acoge al caminante como parte integrante de este entorno.


   Este rincón escondido, no debe pasarnos desapercibido, aquí hay que detenerse un momento, observar, oler, sentir, escuchar y disfrutar del embrujo de la naturaleza que lo envuelve todo.

sábado, 3 de marzo de 2018

Rincones escondidos en la Sierra de Huelva

  
  Existen lugares mágicos que, aunque están a la vista de todos, pueden pasar desapercibidos en una primera ojeada, quizás por su difícil acceso, por su lejanía o simplemente porque hay que mirar con ojos enamorados para descubrirlos. 

   No hay que ir lejos para ello, el P. N. Sierra de Aracena y Picos de Aroche, nuestra Sierra, tiene infinidad de ellos. Por supuesto que no voy descubrir nada a estas alturas, las posibilidades de esta tierra ya están más que demostradas cuando hablamos de riqueza natural, los que la queremos lo sabemos.


   Tampoco puedo negar que cuando miro a la Sierra lo hago con mi corazón, apasionada de los colores y los olores, de los ríos y arroyos, de los cerros y valles, de solanas y umbrías, del aire y del cielo, del sol y la lluvia.
   

   Hoy, que este blog cumple cinco años, echando la vista a las miles de fotografías guardadas y a las que semana a semana se van sumando a ellas, añado al fondo del doblao "rincones escondidos" que me han hecho respirar hondo llenándome de paz y en alguna ocasión derramar alguna lágrima ante tanta belleza. Intentaré compartir los sentimientos que en mi generan, también para vuestro disfrute.

   Agradezco a todos los que visitáis mi doblao ese seguimiento, gracias a vuestro apoyo ha estado abierto durante estos cinco años y espero seguir algunos más.